Margot Robbie nació para ser Harley Quinn, su personaje en Suicide Squad

-Spoiler Alert- “¿Morirías por mí? ¿Vivirías por mí?”, le dice el desquiciado “Joker” (Jaded Leto) a su novia, la guapísima y lunática “Harley Quinn” (Margot Robbie), antes de que la protagonista de Suicide Squad se lanzara a algo parecido a una piscina de ácido.

Ella, demostraba amor eterno. Él, encantado por tanta locura, también se lanzó –por lo menos por segunda vez- a la “piscina” que lo convirtió en ese villano; que no le importa nada y se ríe de todo. Juntos se besaban y bailan en ese líquido que los bautizaba en seres aún más raros. Desprendían colores psicodélicos. Todo era armonía, todo era paranoia y se declaraban un extraño amor.

Quizás, una de los film más esperados en el universo DC en 2016 –después de BvS-. En el nuevo estreno de Warner Bros son todos los personajes “malos”; todos son rudos, oscuros, rebeldes y antivalóricos. No hay héroes, no hay tiempo para eso. Sin duda, el personaje que más se robó la película de comienzo a fin, fue la novia del “Joker”, “Harley Quinn”. Gran parte de la historia gira en torno a ella. Los suspiros y miradas de deleite del público femenino y el masculino; son dedicados de forma sagrada a la nueva musa del cine; la australiana de 26 años, Margot Robbie. Encantadora y perturbadora en todo momento. Es esencial en el film. Ella es la protagonista, dejó en segundo plano la esperada interpretación del nuevo “Joker”. Robbie, le da el inexcusable toque humor; la belleza, la locura, el romance. Increíblemente, el toque de inocencia y bondad.

Margot Robbie ¡es todo! en la película. Su participación en el filme es más de lo que se esperaba en los tráilers. Quizás la película no tiene esa profundidad intelectual que algunos fanáticos podrían criticar, tal vez mucha música y la aparición del “Joker” no fue suficiente. Pero es entretenida, es psicodélica, es pura estética: es “Harley Quinn”.

Guiños a League Justice y la banda sonora; son excusas exquisitas para ir a ver el filme. Entre The Rolling Stones hasta Eminen. A lo Tarantino, la BSO es vital. El director estadounidense de 48 años, David Ayer, se dio el lujo de mezclar sonidos: modernos, clásicos, rock y psicodelia. También, el nuevo traje de “Flash” y el paneo del nuevo esperado “Aquaman”, son canapes que el espectador recibe con gratitud. El filme es pura locura, y “Harley Quinn” es la razón más placentera, para ver a Suicide Squad.

Anuncios

...Y qué piensas de esto????

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s